¿Quién fue Santa?

flickr.com / Andres Rueda

La figura de Santa Claus estuvo inspirada en una persona real, de carne y hueso: un sacerdote cristiano llamado San Nicolás de Bari, conocido por su bondad y generoso espíritu, que ocupó el cargo de obispo en Myra en el S. IV (actualmente, ciudad en Turquía.) La leyenda cuenta que luego de morir sus padres a causa de una epidemia, él heredó una importante fortuna que no vaciló en repartir entre los pobres y necesitados para luego irse como monje a un monasterio.
En otra ocasión, un vecino suyo se encontraba asolado por serios problemas económicos y deseaba casar a una de sus hijas, pero no tenía dote que ofrecerle a su pretendiente. Cuando Nicolás supo ésto, y movido por un sentimiento generoso, le dejó de forma anónima unas bolsas con monedas de oro próximas a la chimenea, y la boda pudo celebrarse.
Al morir Nicolás un 6 de diciembre, fue nombrado Santo (Santa Claus es una contracción de Sanctus Nicolaus.) Luego, se le empezaron a atribuir numerosas funciones. Su cercanía y relación con los niños se origina en un espisodio en el que un criminal lastimó a unos niños y Santa Claus logró curarlos instantáneamente al rezar por ellos.
En otro momento, unos marinos se encontraban en medio de una fuerte tormenta, y desesperados, le rezaron a Santa Claus. Éste apareció sobre el barco, y luego de bendecir al mar, hizo que se calmara. Por eso es también patrono de los marineros.